Ciencia y Técnica
FCyT

18 de Diciembre de 2023

Investigar en la Universidad Pública: Aplicar saberes para resolver problemas

En la convocatoria nacional PICTO para investigadores iniciales, 5 iniciativas de UADER fueron seleccionadas. Fabiana Piccoli explica los alcances de su propuesta vinculada a la producción de arroz y la detección temprana de enfermedades.

A través de la Agencia I+D+i del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Estado Nacional financió en el período que recientemente finalizó, Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica Orientados (PICTO). En 2022, en una convocatoria conjunta con la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), 5 proyectos de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) resultaron seleccionados, con la particularidad de que todos ellos son dirigidos por mujeres.

Desde Rectorado, compartimos en la segunda mitad de este año algunos detalles de estas iniciativas y reflexiones de sus protagonistas (ver notas anteriores: Battauz | Bevilacqua | Galarza | Colobig), bajo la premisa de que la investigación es una función esencial de la vida universitaria, con dificultades y obstáculos, pero también con logros y satisfacciones.

CAPÍTULO 5 (ÚLTIMO): INTELIGENCIA COMPUTACIONAL APLICADA AL DESARROLLO DE UN MODELO EFICIENTE DE PREDICCIÓN DE LAS CONDICIONES PREDISPONENTES AL QUEMADO DE ARROZ EN ARGENTINA

María Fabiana Piccoli es doctora en Ciencias de la Computación; profesora adjunta desde 2014 en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UADER y desde 1989 profesora asociada en la Facultad de Ciencias Físico, Matemáticas y Naturales de la Universidad Nacional de San Luis. Además, es docente investigadora categoría II.

Detrás del título en apariencia complejo, hay por supuesto una explicación y un motivo: “La postulación de este PICTO surgió a partir de una idea del equipo de trabajo, que hoy integra el grupo responsable y colaborador del proyecto en ejecución. Veníamos trabajando en el abordaje de temas relacionados con el área socio-productiva regional y queríamos aplicar nuestros saberes a problemas, principalmente, relacionados con la producción agrícola”, cuenta Fabiana.

“Actualmente, no observamos en los congresos nacionales una producción científica donde se relacionen ambas áreas, ante lo cual durante 2020 nos pusimos en contacto con investigadores del INTA Estación Concepción del Uruguay, e iniciamos reuniones a fin de comenzar algunos trabajos. Los primeros pasos, los dimos a través de trabajos estudiantiles”, explica.

Puntualmente, “en este proyecto nos enfocamos en una problemática regional: la producción de arroz y la detección temprana de enfermedades, más específicamente la producida por un hongo llamado Pyricularia oryzae; enfermedad conocida como Quemado del Arroz (QA), típica de esta región”.

La investigadora señala que “es la enfermedad más importante del cultivo a escala mundial y en Argentina, la enfermedad más temida, porque aunque su aparición es esporádica, puede causar pérdidas totales a nivel de lote”.

El arroz, después del trigo, es el alimento básico más importante del mundo. En Argentina tiene importancia regional y se cultiva bajo riego por inundación en las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa. Esto marca la relevancia de los aportes que puede hacer la ciencia para cuidar este recurso y todo el entorno productivo que implica.

“Por sus características, el desarrollo del QA constituye un sistema candidato a ser estudiado mediante métodos computacionales de distinta índole. Existen varias propuestas. En nuestro caso proponemos realizar su estudio mediante un modelo de predicción aplicando métodos provenientes de la inteligencia computacional, autómatas celulares como modelos, lógica difusa para la generación de reglas y otros tipos de arquitecturas de redes neuronales artificiales, así como posibles combinaciones de ellas. Además, técnicas de computación de alto desempeño para lograr predicciones rápidas según las condiciones predisponentes: clima, suelo, etc.”, detalla Fabiana.

Profundiza en lo que significa avanzar en este plano: “Con toda la investigación que implica y el desarrollo final, no solamente se introduciría valor agregado al sistema productivo arrocero, permitiendo a los productores un accionar predictivo y proactivo, resultando en una reducción de los costos y, consecuentemente, una mejora sensible en la seguridad de la cosecha; sino también generar conocimiento relacionado con el comportamiento del QA, las formas de tratamiento y la aplicación del modelo en problemáticas similares, ya sea en el mismo dominio u otro distinto”.

Tarea ardua

Sobre las particularidades de investigar en la Universidad Pública, Fabiana considera que “es una tarea ardua, porque la mayoría de las veces no contamos con los recursos para hacerlo en forma adecuada, principalmente en nuestro caso, que la investigación es dependiente en su totalidad de la tecnología y sus altos costos”.

En cuanto a las rutinas y la planificación, expresa que “todo siempre se inicia con una idea y una hipótesis de trabajo; el siguiente paso es la búsqueda de información relacionada, el análisis del estado del arte, de las distintas soluciones encontradas para la problemática planteada, sus ventajas y desventajas, los posibles puntos a mejorar”. Una vez cumplido con ello, “se propone una solución según nuestra realidad y las herramientas que queremos utilizar”.

Después, “cuando ya está diseñado e implementado un prototipo, atravesamos por un período de prueba exhaustivo, a partir del cual puede llegar a reformularse alguno de los pasos anteriores. En nuestro caso y por las características del problema, simulación de un problema real, cada resultado es validado con los resultados existentes en la bibliografía”, indica Fabiana para concluir: “Una vez que el prototipo es estable, se constituye en la herramienta que nos permitirá realizar el análisis y producir alertas en caso de existir condiciones para ello”.

Finalmente, sobre esta particularidad de que los cinco PICTO de UADER aprobados sean dirigidos por mujeres, motiva en ella la siguiente reflexión: “No creo que mi respuesta sea políticamente correcta. Si bien se puede considerar a la informática como un ámbito de varones, en mi caso y en los lugares donde trabajo se da que es un matriarcado, por decirlo de algún modo. Jamás sentí diferencia alguna por ser mujer, ni tuve que hacer valer mi condición; es más, considero que las diferencias, por ejemplo exigencia de cupo, son más discriminatorias hacia las mujeres. Un ejemplo es esta convocatoria, sin requisito alguno, todas las direcciones de proyectos están ejercidas por mujeres”.

Desde la Universidad, consideramos que sin dudas los gobiernos deben garantizar la perspectiva de género y fortalecer la inversión en ciencia y tecnología, con carácter federal, sin retrocesos de ninguna índole en la materia.

Mientras esto se disputa en el ámbito político, seguimos alentando a nuestros estudiantes para que abracen la vocación de investigar, pese a todo. Que sepan, al ingresar a nuestras aulas, que con la construcción de nuevos conocimientos, la sociedad gana. Que a medida que avanzan en el cursado de una carrera, ya pueden iniciarse en el camino de la investigación. Que la Universidad Pública es la garantía de que siempre pueda haber grupos de personas investigando y buscando soluciones a problemas que afectan el desarrollo de nuestra provincia, generando nuevos conocimientos sobre diversos temas y problemas que involucran, de algún modo u otro, al conjunto.

Relacionadas

FCyT

17 de Noviembre de 2023

Investigar en la Universidad Pública: Trabajar para el futuro desde el pasado

FCyT

27 de Octubre de 2023

Investigar en la Universidad Pública: Un mundo para descubrir

FCG

10 de Octubre de 2023

Investigar en la Universidad Pública: Con la cabeza y el corazón